Unofficial Fan-blog created by "Love for an idol" from San Juan - Argentina.

sábado, 12 de julio de 2014

Bryan Fery dice que es anticuado y tradicional.



Hola amigos del blog, acá les acerco un entrevista realizada a nuestro ídolo Bryan Ferry, antes de su recital en Madrid, España. A disfutarla !!!
 

Bryan Ferry apenas tenía 26 años cuando grabó 'If there is something' para el primer disco de Roxy Music. En aquella canción ya fue capaz de verse a sí mismo a lo largo de las tres edades de la vida: la despreocupada juventud de un estudiante de arte empeñado en ser una estrella del glam-rock, la madurez de un hombre esclavo del amor de las mujeres y la vejez de alguien asaltado de recuerdos de chicas que agitaban sus coletas cuando la hierba era más verde y los árboles más altos. Ferry tiene ahora 68 y, efectivamente, se niega a desprenderse de su pasado y sus recuerdos. Por eso vuelve una y otra vez sobre un cancionero que abarca el cruce galáctico entre el glam y el art-rock en los primeros discos de Roxy Music junto a Brian Eno, Phil Manzanera y Andy Mackay, pero también el soul y el funk blanco de la última etapa del grupo (con su epílogo en forma del Avalon)y su vocación de crooner, tanto con canciones propias como con versiones de otros (Bob Dylan, J.J. Cale, John Lennon, Cole Porter). Un poco de todo esto habrá en los conciertos de hoy en Madrid (La Riviera)y el sábado en Barcelona (Auditorio Fórum).
"Supongo que lo de echar la vista atrás es algo que hago todo el tiempo, cuando doy conciertos, al tocar canciones de diferentes discos y diferentes épocas", confiesa Ferry en conversación telefónica desde su mansión inglesa. "Para mí es divertido volver a los viejos tiempos, aunque también nos guste tocar material nuevo. Tengo la suerte de tener una larga carrera y de haber trabajado con muchos músicos interesantes que me ayudaron a crear estas piezas. Así que es genial poder recrearlas.
"El concierto que traemos a España", prosigue el cantante, "es una mezcla de todo, desde los dos primeros discos de Roxy Music hasta mi primer material en solitario y alguna de las versiones que hago". Lo bueno, según subraya, es que ahora tiene "una banda joven a la que le encanta esta música, que ponen todo su entusiasmo en ella y que han hecho un trabajo excelente en recuperar las canciones" de Roxy Music.
Ferry actuó hace cuatro años en el festival Sónar en la penúltima reencarnación de aquel grupo. A pesar de la buena acogida de aquella gira, el cantante prefiere recuperar ese primer repertorio acompañado de nuevos músicos. "Cada canción es diferente", se justifica. "En algunos casos, los chicos nuevos tocan mejor ciertas canciones y, en otros, los miembros originales del grupo lo hacen mejor. Intento trabajar con gente buena todo el tiempo. No es que note que se haya perdido nada, pero a veces es incomparable actuar con alguien con quien tienes una química especial después de mucho tiempo juntos. Por otra parte, es más divertido trabajar con gente más joven, claro".
En el repertorio escogido para la gira destaca la presencia de canciones que en su momento fueron pequeñas revoluciones sonoras, como 'Re-Make/Re-Model', 'Virginia Plain', 'Ladytron' o 'In every dream home a heartache', un compendio increíble y alucinado de rock primitivo, música concreta, electrónica, instrumentaciones clásicas e historias de amor a muñecas hinchables. "Algunas de ellas incluso siguen sonando bien hoy", bromea Ferry con una voz rasposa de tabaco. "E incluso creo que seguirían sonando tan extrañas e insólitas para alguien que las descubra hoy como cuando se publicaron, en 1972. Pero he tenido una relación tan larga con estos temas que, realmente no puedo ponerme en el lugar de quien los escuche por primera vez. Al menos sí que he podido encontrarme con un público muy joven. Hemos hecho este repertorio en el festival de Coachella, en EEUU, donde cosechamos un gran éxito entre públicos no tan maduros, como espero que lo hagamos en Glastonbury y en el resto de paradas de la gira"
Bryan Ferry en una reciente actuación en el Symphony Hall de Birmingham KATJA OGRIN
Para Ferry, "no hay diferencia entre una canción de Roxy, de una de mi repertorio en solitario o de una versión que me vuelve loco y que incorporo al repertorio. Intento mantener una variedad en la que intento darme gusto a mí mismo y, al mismo tiempo, complacer a quien paga su entrada". Un espectáculo como éste, explica, "es una experiencia compartida y, para mí, la clave está en el equilibrio entre lo que es inusual y lo que es popular".
El cantante, que el pasado año se divorció de su segunda esposa, Amanda Sheppard (37 años más joven que él y ex novia de uno de sus hijos), no parece dispuesto a abandonar los escenarios ni el bont-vivantismo, pero tampoco quiere caer en la esclavitud de la moda y del último grito. "Soy muy anticuado y tradicional", sentencia. Y dice no entender, por ejemplo, las nuevas formas de consumo de música. "Me gustan los discos, las cosas físicas, poder tocarlos en las pocas tiendas de discos que quedan", asegura. "De momento, intento terminar mi próximo álbum, y lo hago pensando en que la gente lo escuche entero cuando salga, en vez de bajarse un par de temas. Siempre preferiré el modo como se hacían antes las cosas".
Pero esto no es del todo cierto. A pesar de estar en la edad de jubilación Ferry combina sus homenajes a sus ídolos (como hizo con Dylan en su disco 'Dylanesque', de 2007), con colaboraciones con popes de la electrónica contemporánea como DJHell. "No creo que haya gran problema en ello", dice. "Acabo de colaborar con Todd Terje, un joven y talentoso músico noruego de la nueva escena electrónica. Es lo que quiero: hacer cosas con gente de diferentes disciplinas y áreas de la creación. Y que, como en este caso, sean muy diferentes de Bob Dylan, Neil Young o mis músicos de referencia". Y pone otro ejemplo: "Hace unos días di un concierto en Dublín con una orquesta y fue formidable poder escuchar todos esos instrumentos junto a mí, para luego saltar a una canción más experimental, como puede ser 'Ladytron'". Sin un atisbo de modestia, Ferry sentencia: "Me resulta realmente fácil dar el salto de un mundo a otro, porque, para mí, la música es música y ya".
El equilibrio entre 'quien soy y lo que hago'
Pero más allá de este eclecticismo, la imagen que más comúnmente se asocia a Ferry es la de la sofisticación y la elegancia. "Intento no pensar en ello, pero supongo que, a medida que te haces mayor te vuelves más sofisticado", se justifica él. "La propia Naturaleza te vuelve así, porque aprendes más o lo que sea. Aún así, no me gusta la idea de estar confinado por una determinada imagen. Prefiero encontrar un equilibrio entre quien soy y lo que hago. Y es difícil, porque tu trabajo acaba afectando bastante a tu vida, sobre todo si eres un músico profesional, que es una labor tan obsesiva y de la que es difícil escapar". De todos modos, a Ferry parece darle un poco igual esta percepción de su figura:"No me supone ningún problema la imagen que se pueda tener de mí. A veces es incluso divertido ver cómo la gente espera de ti que desayunes vestido de esmoquin y fumando con una boquilla larga".
Y eso que la imagen fue una parte fundamental de los comienzos musicales de Ferry, como se puede apreciar en la foto. De hecho, fue esta fascinación por la imagen la que le llevó a alabar la imaginería nazi durante una entrevista en 2007. Una afirmación que le trajo bastantes quebraderos de cabeza. Quizá por ello ahora no parezca tan interesado en esta faceta:"Determinados géneros, como el R'n B o el hip hop, tienen una poderosa presencia visual. Lo cual me hace pensar en los grupos de rock de finales de los 60, que no tenían que hacer un esfuerzo en tener un look poderoso. Actualmente no me preocupa en exceso la parte visual, más allá de llevar un juego de luces decente, ni volver a salir a tocar con trajes estrafalarios". Aunque, "por supuesto", puntualiza, "las chicas del grupo lo hacen todo más divertido y se presentan mejor que la parte masculina".
De igual forma, el contexto económico o político está muy alejado de sus fuentes de inspiración. "Probablemente, el músico refleja el tiempo en que le ha tocado vivir", admite. "Pero, más allá de eso, la música para mí es conseguir mostrar sus sentimientos y su personalidad, compartir sus experiencias con el mundo. Es decir: dotarse de sentido a uno mismo".

Agradecimiento por la publicación:
www.elmundo.es - Bryan Ferry: 'Soy anticuado y tradicional' - DARÍO PRIETO Madrid, 03/07/2014.


photographed by Hollister Lowe

Fecha de Conciertos - Página Oficial

Fecha de Conciertos - Página Oficial
Bryan Ferry On Tour